SICSAL JAPÓN

 

JUSTICIA Y PAZ

¿Qué cosa es la Comisión Justicia y Paz?
“Bienaventurados los que contruyen la paz”
El Vaticano II como punto de partida
 El Concilio ha dicho:、“Considerando las inmensas calamidades que oprimen todavía a la mayoría de la humanidad, para fomentar en todas partes la obra de la justicia y el amor de Cristo a los pobres juzga muy oportuno que se cree un organismo universal de la Iglesia que tenga como funsión estimular a la comunidad católica para promover el desarrollo de los países pobres y la justicia social internacional.(Cont. Iglesia en el Mundo moderno No.90)
La Santa Sede erige el organismo Justicia y Paz
El año de 1967 el Papa Paulo VI, de acuerdo al mandato del Vat.II, arriba enunciado, erigió la Comisión “JUSTICIA Y PAZ” del Vaticano. Dicho Comisión tenía como propósito y abjetivo: “Que todo el pueblo de Dios, teniendo suficiente conciencia del papel a desarrollar en las exigencies actuales, promueva el desarrollo de los pueblos más pobres por medio del establecimiento entre las naciones de la justicia social; mas aún, ayudando a que, por ellos mismos, les sea posible su propio desarrollo”. Dicho Comisión fue llamada como: JUSTICIA Y PAZ
Este organismo, desde sus comienzos, encomendó a las diferentes conferencias episcopales de los países que, a su vez, erigieran en sus lugares la llamada “Comisión por la Justicia y la Paz” Su objetivo era el que la Iglesia Universal se convirtiera en “señal e instrumento” de servicio por la paz y la justicia.
La Conferencia Espiscopal de Japón.
Desde el año de 1970 la Conferencia Espiscopal, a través de la “Comisión de Justicia y Paz”, exortó a que todos los fieles se concientizaran más y trabajaran por la realización y la contrucción de una mejor sociedad. Esta declaración hablaba de la toma de conciencia de que hay que trabajar por la Justicia y la Paz
  Es por ello que el año de 1974 se le concedió a este organismo el nombre oficial de “Comisión Católica Japonesa de Justicia y Paz”. Bajo la guía y directrices mencionadas por Mons. Soma, obispo en turno y que dicen: “Que, a través de la dirección del Espíritu Santo, los esfuerzos realizados por la justicia, traigan la paz a este pueblo. Avancemos con una actitud humilde pero decidida y con la firme esperanza de que se realizará la verdadera y necesaria revolución de la sociedad para conseguir tal objetivo”, esta Comisón, con renovado fervor, se puso en marcha. Fue así como de esta manera, creando una conciencia social en el pueblo, la iglesia católica de Japón comenzó una nueva era.
El desarrollo de la comisión de Justicia y Paz
Poco a poco, en cada una de las diócesis, desde el año de 1977 se han venido instaurando las “Comisiones locales” que trabajan de acuerdo a las circunstancias y necesidades de cada región. En la mayoría de los casos hay temas comunes de trabajo, estudios, actividades y, desde luego, una programación y calendarización general a nivel de todo el país. Algunos de estos temas comunes son, por ejemplo, el tema de la discriminación social, defenza de los derechos humanos, promoción de la paz y concordia entre los países vecinos del Asia, etc.
El año1992 se dió preferencia a uno de estos problemas, el vulgarmente conocido como “pueblo discriminado” y que hacía referencia a un grupo minoritario que centenariamente había sido discriminado como producto de la estructura social de antaño. Ese año se creo un organimso especial para estudiar y reponder a dicho problema desde los valores del evangelio; como cristianos enarbolando la lucha por la abolición de toda discriminación en la sociedad.
Juntamente con otros grupos y en coolaboración mutua, no solo por la marginación o discriminación sino también por todo aquello que sea campo de derechos humanos en cualquier dirección, por los problemas ambientales, por los problemas referentes a enmiendas en la Cosntitución (art. 9, 20 etc.) que atentan contra la paz y convivencia entre países vecinos.
La edición de panfletos de estudio sobre el tema es abundante en las diocesis.
En colaboración y solidaridad con el Asia
El la actualidad esta Comisión oficialmente está instituída en 11 de las 16 diócesis del país. Las restantes diócesis trabajan, desde luego, por las paz y la justicia, usando diferentes nombres.
En esta forma, como miembros de la Iglesia, también, trabajamos en solidaridad con grupos de otros países del area asiática y, como hermanos y hermanas, unidos en el mismo interés y anhelo para que la paz del Reino de Dios venga hasta nosotros.
La problematica actual y sus retos
  1. Problemas de la inmigración. Los derechos de los trabajadores extranjeros
  2. La discriminación de la mujer. Actividades y sesiones de estudio
  3. El problema del medio ambiente.
  4. “Pueblo discriminado” La discriminación en los grupos minoritarios.
  5. El problema de derechos humanos por los leprosos y su discriminación.
  6. “Lucha por el Artículo 9 de la Constitución” Movimiento desarmamentista regional
  7. La discriminación de los Ainus (grupo minoritario)
  8. El problema del santuario de Yasukuni
  9. Problema de “La Marginación dentro de la Religión”.
  10. En solidaridad con el extranjero(países)
  11. Cada organismo local es responsable de la programación anual. Etc.
JUNTOS, CON UN CORAZÓN ABIERTO, EN SOLIDARIDAD Y UNIÓN CON EL MUNDO DE LOS MARGINADOS Y DESPOSEÍDOS.


Oración

Oh Dios, que amas a todos los hombres、
Te rogamos por la paz para un mundo que no soparta más la guerra.
Y, ya que has vencido el odio y la violencia
a travéz de la fuerza de la cruz,
muestranos el camino del amor y la solidaridad.
Y que nosotros, venciendo las barreras entre razas y pueblos y
creando una relacion de mutuo entedimiento, confianza y amor,
podamos tratar con amor a todos los hombres como hijos de Dios.
Haznos, Señor, instrumentos de tu paz.
Amen