Se encuentra usted aquí

Día a día con Monseñor Romero. Libro II. Monseñor Romero - Hombre de Dios.- 20

Autor | Autores: 
Luis Van de Velde - Movimiento Ecuménico de CEBs en Mejicanos. Iniciativa ecuménica "Sentir con el Pueblo"

128. María modelo de los redimidos.

María es “principio y el modelo de todos los hombres que quieran ser salvos”. María es en la Iglesia “la consejera, la conciencia, el calor de amor, la ternura, todo lo que vale una esposa en su hogar, una madre en su hogar”.   No contamos en el NT con muchos testimonios sobre María, Madre de Jesús.  Sin embargo lo que las primeras iglesias expresaron en esos escritos es muy valioso, también para hoy.  Monseñor Romero nos dice que la vida de María es para nosotros hoy “modelo” para los y las que queremos ser parte de la salvación, modelo de vida, modelo de compromiso y entrega, modelo de servicio, modelo de mujer creyente, modelo de esperanza.  El canto del magnificat es el corazón de la fe de María.  Debajo de la cruz de su hijo, Jesús, está viviendo lo que millones de madres han sufrido y siguen sufriendo cuando sus hijos/as son asesinados/as.  La dolorosa.  

En la religiosidad popular en nuestro país María tiene un lugar importante. Las y los pobres se reconocen en su papel de madre y al final el papel de madre sufriente, pero fiel.   María es la patrona de muchas parroquias y se le venera con muchos nombres, sin embargo Monseñor Romero nos invita a acercarnos a María como modelo de vida cristiana.  Si ella es la primera redimida, nos está enseñando el camino, que es el camino de Jesús. 

 

129. Sin Cristo, el hombre es un absurdo.

Monseñor considera que “cuando se olvida uno de Cristo, convierte todas esas capacidades humanas – inteligencia, libertad, amor, capacidad de dominar, de organizar la tierra – en un sistema de opresión, de esclavitud, de odio, de venganza.”   Quizás más  triste y doloroso para la fe cristiana, es que hay hombres y mujeres bautizados, confirmados, comulgantes que en nombre de su comprensión de la fe, se han hecho opresores, explotadores, violentos,….  Los asesinos de los sacerdotes y obispos en El Salvador han sido cristianos y específicamente católicos.    Por eso es importante revisar que “no olvidarse de Cristo”, “amar a Cristo”,… debe concretarse y visualizarse en hechos, en actitudes, en una vida como Jesús la ha vivido.  Si los hechos contradicen a Jesús, entonces se está traicionando la fe, a pesar de considerarse cristiano.  Es un auto engaño.  Al otro lado en el mundo, en la historia humana han existido y existen personas que, no conociendo a Jesús, ni confesando la fe cristiana, han contribuido de una manera excepcional a la humanización de la vida, a la denuncia del antirreino, a la lucha por la justicia y la dignidad de las y los pobres.   En esos casos, creo, que desde nuestra fe, podemos decir que el Espíritu Santo sopla y orienta también más allá de las fronteras del cristianismo.  Siempre serán los hechos que definen donde está uno.  ¿Tuve hambre, sed… y qué hicieron?

 

130. ¡Qué vacío es el mundo cuando no tienen a Dios!

Monseñor habla de “las intenciones malvadas de los que lo (Jesús) quisieron matar”.  Lo mencionó en su homilía en la fiesta patronal en Antiguo Cuscatlán donde se celebra a los niños inocentes que – según la tradición teológica del evangelio según la comunidad de Mateo – fueron asesinados por orden de Herodes buscando eliminar así también al recién nacido, Jesús.   Estas malvadas intenciones fueron concretadas cuando lo llevaron (por iniciativa de las autoridades religiosas y por orden del imperio) a crucificar como un bandido.  Estas malvadas intenciones se concretaron también cuando dieron orden de asesinar a Monseñor Romero.    En su homilía Monseñor nos recuerda que el Reino de Dios triunfará.  Nos anima a fortalecer nuestra fe en la vida y a vivir con hechos concretos “la esperanza cristiana”. 

El título que se puso para esta cita, no está en el mismo texto.  Y recordemos siempre que no pocas veces a nombre de la religión, de la manipulación religiosa se ha cometido los más graves crímenes de lesa humanidad.   Creer en el Dios de la vida no se demuestra ni en el culto, ni en actividades religiosas  (por muy importante que sean), sino en la práctica de la vida, en las opciones, en la política, en la vida social, en el entorno donde vivimos. Si la vida nuestra refleja la vida de Jesús, entonces sí estamos cerca de Dios. 

 

131.  Yo no he querido hacer otra cosa que invocar tu nombre en medio de nosotros.

Una oración desde el diario de Monseñor Romero.  Estamos al fin del año de 1977. Monseñor tiene casi 10 meses de ser arzobispo de San Salvador.  En esta oración expresa ante Dios lo que quiere ser y hacer “invocar tu nombre en medio de nosotros”, cumpliendo su misión como pastor y recordando esa misión de Moisés.  Le ruega al Padre que “en nuestra historia seamos gloria tuya como tú quisiste cuando nos creaste: hacernos a tu imagen y semejanza.”  Recordemos que más adelante Monseñor aclara lo que para él es “la gloria de Dios”: que el pobre viva!!!! 

En esta oración Monseñor quiere llevarnos, también hoy: ser gloria de Dios… vivir, trabajar, luchar, orar, … para que “el pobre viva”, para que se termine con la explotación económica, con la exclusión social, con la corrupción política y judicial, para que haya justicia y verdad.   Así estaremos invocando el nombre de dios en medio de nosotros.

 

132. María, Madre de Dios, la patriota, la que amó a su pueblo, la que vibró con su pueblo.

Monseñor nos presenta una imagen poca visualizada de María.  Recuerda que María era “hija de Abrahán, descendiente de David”.  Es decir, con estas palabras se expresa que María es la historización de “las promesas que Dios hizo a Abrahán y a sus descendientes”: las esperanzas de su pueblo. María vivió la encarnación de toda una historia de salvación en medio de una historia de mucho sufrimiento para las y los pobres. 

Monseñor Romero pone a María como ejemplo de verdadero patriotismo y se atreve de decir de verdadero “nacionalismo”, porqué “amó a su pueblo”, porque “vibró por su pueblo”, porque “conoció las tradiciones (de esperanza) de su pueblo”, porque nunca traicionó esas esperanzas de su pueblo!!!! 

¡Que diferencia con ese representante de una familia empresarial que deja su papel de presidente de una gremial empresarial para acercarse al pueblo en el horizonte de las elecciones presidenciales!  Por supuesto nunca ha conocido la realidad de su pueblo, eso es muy cierto!!!  Siempre ha defendido los intereses de pequeños grupos empresariales enriqueciéndose gracias al empobrecimiento de su propio pueblo.   Exactamente lo contrario de María. 

Monseñor Romero nos pide a amar a nuestra patria, a estudiar nuestra historia (de las y los pobres!!!, no de los generales y “próceres”), a conocer nuestra verdadera idiosincrasia y a ser salvadoreños/as “profundamente”.  Esto solo se puede ser desde las familias y sectores más pobres que la nuestra.

 

133. ¡Es tan bonito El Salvador!

En la misma homilía del 1 de enero de 1978 Monseñor sigue poniendo a María como ejemplo para ser auténtico salvadoreño/a.  Recuerda que María vivía de las esperanzas profundas de su pueblo, desde Abrahán (1800 años antes de María) y Moisés, con los profetas. “La historia de Israel (de los pobres de Israel) palpitaba en su corazón de Virgen patriota, enamorada de su tierra”.  María conocía los grandes pecados, especialmente de los líderes religiosos, políticos y económicos de su historia y de su tiempo. Por eso “pedía misericordia a Dios por los pecados de su pueblo”.  Pero María se alegraba tanto por la “vocación de ser pueblo de Dios”.

Aplicándolo a El Salvador….  No tengamos miedo para denunciar el pecado de los líderes, de las estructuras de pecado construidas por la oligarquía explotadora, el pecado de la corrupción, enriquecimiento, robo al pueblo,… No tengamos miedo para hablar con claridad, así como María lo hizo en su canto del Magnificat.   Amemos a nuestro pueblo para ir en defensa del derecho al agua, para exigir un manejo justo del agua y de todos los recursos naturales, para exigir justicia y verdad.  Amar a El Salvador no tiene que ver nada con los shows del 15 de septiembre (día de la independencia), sino tiene que ver con el sufrimiento de las y los pobres, con sus esperanzas, con su confianza en el Dios de la Vida.  Ese Dios nos pide abandonar toda seguridad (Abrahán) para comprometernos en la liberación de los explotados y oprimidos, nos pide vivir “como pueblo  de Dios”. Así seremos  un “tan bonito El Salvador”.

 

134. La presencia de María es señal de que Cristo está con nosotros.

Monseñor nos llama la atención: ¿no estaríamos olvidándonos de María como señal de que Cristo está con nosotros?  La tradición mariana tiene raíces profundas en nuestros pueblos.  Para muchos/as el rezar tradicionalmente el rosario ya no parece la mejor expresión de nuestra devoción a María.   Sin embargo en nuestras CEBs María sigue siendo esa luz en el camino del Evangelio, el ejemplo de discípula fiel, la que nos dice constantemente: hagan lo que El les dirá!!!!  Su canto del magnificat aparece constantemente en nuestras reflexiones y nos inspira para la oración comunitaria. 

Temáticas: 

Modificación del tema Drupal creado por Danetsoft y Danang Probo Sayekti inspirado en Maksimer